El Valle de Pineta es otro de los tesoros de este Parque Nacional. Si lo deseas, puedes quedarte dos noches en Bielsa y visitar este espectacular enclave. Puedes subir caminando desde Bielsa o tomar un taxi que te acerque al fondo del valle desde donde puedes realizar pequeñas excursiones e incluso ver parte del glaciar de la cara norte de Monte Perdido.