Con esta etapa comenzamos la ruta de 6 días en la que nos sorprenderá el contraste del Pirineo Aragonés. Partiremos de Fiscal en busca de pueblos abandonados, pastos en los que aún se puede contemplar el ganado pastando (cada vez menos) y por aquellas montañas en las que hasta los años 50 se podía ver vida en los pueblos, campos cultivados y ganado en las laderas.

De Fiscal comenzamos caminando junto al Río Ara (último río virgen del Pirineo y tramo más largo de Europa sin embalsar, una joya ecológica) para dirigirnos hacia la población de Bergua, donde podemos refrescarnos de esta dura jornada en las pozas del barranco de Forcos, junto al cual iremos ascendiendo a partir de ahora.

Caminaremos así hacia el pueblo abandonado de Escartín, pudiendo elegir si lo visitamos o no. Desde este punto tomamos dirección norte de suave ascenso para acabar llegando al pueblo abandonado de Otal, muy importante en su día, con una iglesia única en su arquitectura que, por desgracia, se ha dejado caer.

Del pueblo abandonado de Otal nos dirigimos hacia el Este, para llegar al collado de Yosa desde donde descenderemos a Linás de Broto, población donde descansaremos de esta dura jornada. En Linás podemos visitar sus calles e ir a ver la iglesia. Tras ella nos sorprenderá la visión de la mole del pico Otal y la Sierra de Año (Tendeñera).